Una solución oportuna al problema milenario de la tergiversación (Clave) del dinero

(Comunicado urgente a todos los agentes económicos públicos y privados, particularmente a todos los niveles del gobierno, administraciones  públicas, entidades e instituciones así como a todas las autoridades de las diferentes entidades financieras, tanto públicas como privadas.)

V.03 FINAL 22 de Septiembre de 2023 (revisión 10/11/23)

 

Con  urgencia, le escribo para apoyar  la adopción de las Resoluciones de la MSTA (Anexo I), para lo cual resumo a continuación los hechos y consecuencias más destacados:


1) Los símbolos de unidades de divisas/monetarias no están definidos formalmente, y por tanto no tienen correspondencia con ninguna realidad común independiente, tal y como se requiere para que cualquier expresión matemática en términos de dichas unidades tengan valor determinante.

Consecuencia: Los imperativos del sistema financiero son, en el mejor de los casos, indeterminables frente a las necesidades sociales del mundo real y afirmar que existen imperativos científicos o racionales es un error grave y peligroso.

2) Al combinar los conceptos de medida y mercancía, sin considerar cómo y/o cuándo estos dos conceptos son mutuamente excluyentes, la noción informal coloquial y comúnmente asumida del dinero, que se utiliza en lugar de una definición formal requerida, constituye una incongruencia lógica. Esta inconsistencia se conoce como la tergiversación clave del dinero (Anexo II).

Consecuencia: No puede considerarse válido un proceso por muy convincente que parezca,  si de alguna manera u otra incorpora algo inválido.

3) Dado que dicha tergiversación se ha asumido universalmente como costumbre incuestionable en todo tipo de contratos y acuerdos monetarios, y de acuerdo con la teoría de sistemas formales y su práctica comprobada (Anexos III, IV), se puede demostrar cómo dicha tergiversación es la causa de inestabilidad sistémica al permitir relaciones incoherentes mediante las cuales se utiliza el dinero. como unidad de medida para determinar su propio valor unitario, en términos de cantidades variables de sí mismo, de nuevo invalidando su uso como medida/registro/referencia de valor.

Consecuencia: De acuerdo con la teoría formal de sistemas y su práctica comprobada, los imperativos que surgen del uso rutinario de dicha tergiversación, como axioma fundamental,  conducirán a la desestabilización de todos los procesos concomitantes y del mundo real donde se incorporan dichos imperativos.

Tal inestabilidad incita a todos los agentes a adoptar estrategias, medidas y políticas cada vez más extravagantes y desmesuradas, lo que exacerba la inestabilidad y el riesgo sistémico general (Anexo IV). Esto lleva a un mayor riesgo de daño, sufrimiento, deterioro de los sistemas de soporte de vida y agotamiento injustificado de los recursos vitales.

4) Las Resoluciones de la MSTA brindan un remedio inmediato a todo lo anterior, no sólo sin coste ni penalización para nadie, sino que además eliminan gran parte del riesgo financiero vigente de hoy en día [3]. Al enmarcar el sistema monetario en términos de la teoría formal de control y de  estabilidad y adherirse a los requisitos demostrados para la estabilidad de los sistemas, se evidencia cómo la estabilidad monetaria se puede lograr corrigiendo la tergiversación del dinero, definiendo formalmente los símbolos monetarios como sólo unidades arbitrarias de medida de valor y operando estrictamente con ellos en consecuencia. (Anexos III).


Consecuencia: La adopción de las resoluciones del MSTA ofrece una vía inmediata hacia la estabilidad monetaria sin ningún coste ni penalización para los  agentes/usuarios, pero eliminando grandes cantidades de riesgo para toda la economía (Anexo III).  Al imposibilitar que el dinero actúe  como un artículo de comercio, la economía real se libera de costos financieros peligrosos y arbitrarios y se permite que se anteponga la calidad por encima de la cantidad, a la vez de propiciar una mayor y más flexible inclusión y diversidad de productos.

5)  Los principios de validez asumidos por el derecho como "Quae ab initio non valent, ex post facto convalescere non possunt”  (Lo que inicialmente es inválido no puede volverse válido en actos subsiguientes) [1] deben ser prioritarios a todas las demás consideraciones para determinar la justicia. (Anexo V)

Consecuencia: La práctica común sólo puede servir como fuente de derecho mientras no se demuestre que dicha práctica es inválida y/o contraviene principios fundamentales del derecho (verdad, lógica, derecho natural) (Anexo V). Por lo tanto, la tergiversación del dinero no puede validarse apelando a una “práctica común”, sin importar cuán antigua o ubicua sea dicha práctica.

6) Por lógica y tal como lo establece explícitamente la ley anglo/estadounidense [2], la tergiversación conlleva tres niveles de responsabilidad:

    1. Inocente (no lo sabía), p.e. la mayoría de los usuarios;
    2. Negligente (no lo sabía pero es su trabajo saberlo) p.e. todos los expertos en economía y  finanzas y;
    3. Fraudulento, es decir, todos aquellos que manifiestan una desconsideración temeraria acerca de la tergiversación.  

Consecuencia: Todos aquellos que han sido advertidos de la posible existencia de una  tergiversación que no comprueben la veracidad de tal aseveración, estarán actuando temerariamente y, por lo tanto, serán potencialmente responsables por tergiversación fraudulenta  y, en consecuencia susceptibles a cargos civiles y/o penales que les correspondan por ley.

Conclusión:

De lo anterior se desprende que es responsabilidad de TODOS los agentes, públicos y privados que operan habitualmente bajo la tergiversación del dinero, atender a este reclamo formal, a las correspondientes pruebas adjuntas y deben o proporcionar prueba de lo contrario con el mismo rigor y detalle, o actuar para hallar su remedio.  Hacer lo contrario equivale a incumplir el deber civil y a exponerse a las consecuencias de actuar con “desconsideración temeraria”, tal y como se ha explicado anteriormente. Con respecto a las entidades públicas, dado su mandato de representar, servir y proteger a las ciudadanos y sus intereses legítimos, cualquier desconsideración temeraria es sumamente perjudicial.



Por lo tanto, les pido que respondan de manera adecuada y consecuente a todo lo anterior adoptando las Resoluciones de la MSTA o su equivalente lógico.

Descarguen el comunicado urgente con los anexos y la carta de presentación sugerida  cartra presentación, y compartalo con vuestros contactos y representantes públicos.

Referencias:

[1] Black's law dictionary. HENRY CAMPBELL BLACK, M. A.. 1990.
[2] 2023 - Thomson Reuters Practical Law
[3] A WORLD AWASH IN MONEY Capital trends through 2020 Bain and Company. 2012 fig. 1.1. page 7.

.


Sal del "PSYOP del Dinero" y dales a tus hijos un futuro

del que estarán orgullosos de ti por apoyar la MSTA

 

 

 

 

Slide01

Slide02

Slide03.jpg

Slide04.jpg

Slide05.jpg

Slide06.jpg

Slide07.jpg

Slide08.jpg

 

 

Slide10.jpg

 

Slide12.jpg

Slide14.jpg

Slide16.jpg

Slide17.jpg

Slide19.jpg

Slide21.jpg

 

Slide22.jpg

Slide23.jpg

Slide24.jpg

Slide26.jpg

Slide27.jpg

Slide28.jpg

Slide29.jpg

Slide30.jpg

Slide31.jpg

Slide32.jpg

Slide33.jpg

Slide34.jpg

Slide35.jpg

Slide36.jpg

Slide37.jpg

Slide38.jpg